El riesgo de conducir sin descansar lo suficiente

El 55% se marchará de vacaciones aunque le de un ataque de sueño.

Entre 2011 y 2015, la falta de descanso ocasionó 20.600 accidentes.

Mientras las emergencias atienden al conductor, los agentes de la Guardia Civil investigan cómo pudo ocurrir el accidente. Son las tres de la tarde de un día sin una nube. Es una recta larga y de impecable asfalto, pero no aparecen huellas de frenado ni ninguna evidencia de que el automovilista intentase evitar salirse de la carretera. Iba solo y a alta velocidad, pero ha tenido suerte: las medidas de seguridad del coche y que ni ha volcado ni chocado han evitado males mayores. Podrá contarlo. Podrá decir que fue un mal sueño.

Porque sí, fue un sueño. En concreto un microsueño, la pequeña cabezada de un par de segundos que dió su cerebro sometido a una fatiga extrema y que fue la razón última del siniestro. El conductor ya lo sabe. Estos episodios llevan a una pérdida momentánea de la consciencia y quien los sufre no se da cuenta hasta que han ocurrido. Otra cosa es que en los 40 kilómetros anteriores su cuerpo fuera una sucesión de alertas y avisos: picor en los ojos, pesadez en los brazos, reflejos más lentos, ese no encontrar de ninguna de las maneras una postura cómoda…

Lo contado es tan figurado como real. Porque viene a ser la radiografía de un accidente tipo provocado por la somnolencia, un episodio que muchos automovilistas habrán experimentado y del que, sin embargo, no existen estadísticas oficiales. Ni tampoco parece preocupar en exceso a los conductores españoles cuando, tradicionalmente, en nuestro país se se duerme menos que en otros.

Despistes tras el 40% de los siniestros con víctimas.

Las distintas investigaciones coinciden en que la somnolencia -ese estado entre la vigilia y el sueño- o quedarse dormidos están detrás de muchas colisiones por alcance y salidas de vía, pero el sueño no aparece como causa específica en los atestados policiales. Así que pasan a ese cajón de sastre que son las distracciones. Según la DGT, los despistes originan más del 40% de los siniestros con víctimas y al menos 500 personas fallecen al año como consecuencia de ellos.

Por si fuera poco, la somnolencia también afecta a la personalidad, elevando la autoconfianza (de forma similar a como lo hacen las drogas o el alcohol) pero también volviéndonos más irascibles.

Mayor gravedad en España, donde se duerme menos.

De hecho, hay estudios que señalan que, tras 17 horas despierto y en continua actividad, los reflejos disminuyen tanto como si se tuviesen 0,5 gramos de alcohol en sangre, que es el límite máximo permitido.

Esto último obliga a relacionar la problemática del sueño con los conductores profesionales que pasan largas jornadas al volante. La fatiga causa cerca del 20% de los accidentes de los vehículos comerciales en la UE.

Científicamente, se ha demostrado que el sueño ataca especialmente entre las tres y las cinco de la mañana y entre las dos y las cuatro de la tarde (ojo con las comidas copiosas). Y se sabe que una conducción excesivamente monótona también lo favorece. Pero nos sentiremos adormilados siempre que no descansemos lo suficiente.

Como norma general, hay que dormir entre siete y nueve horas, aunque dependerá de cada organismo. Bajando de ese umbral, por ejemplo restando entre una y dos horas por día, aparece una deuda de sueño que se vuelve crónica.

También influye que no sea un descanso de calidad, porque hay desvelos o el sueño no es profundo. Asimismo, hay que citar los trastornos del sueño, que afectan al 25% de la población, al 5% de forma crónica.

Entre ellos, la narcolepsia (aparición de ataques súbitos e irresistibles de sueño) impide conducir. Lo mismo pasa con la apnea. Quien la padece, sufre pausas en la respiración, o tiene respiraciones superficiales que ocasionan hasta 400 despertares de corta duración durante la noche. Como consecuencia de ello, se duplica el riesgo de sufrir un accidente si se ponen a los mandos de un coche, aunque con el tratamiento adecuado esa exposición desaparece.

Por último, están los medicamentos. Algunos tienen efectos en la conducción. Conviene preguntar al médico o al farmacéutico, aunque desde 2007 todas las medicinas con esa problemática deben advertirlo en el envoltorio. Lo hacen con un coche rojo dentro de un triángulo.

Y en cualquier caso, nunca mezcle medicina con alcohol o drogas.

Los peligros de dormirse, en datos.

200 kilómetros
O dos horas. Superados esos límites, conviene parar y, si es posible, descansar una media hora. Aunque 13 millones de conductores no siguen los consejos de la DGT en este sentido.
24%
Porcentaje de accidentes que según un estudio alemán, se producen en las autopistas del país a causa de esas cabezadas inconscientes.
17 millones
Son los automovilistas que reconocen haber tenido somnolencia al volante.
64%
Porcentaje de conductores profesionales que han tenido algún incidente producto del cansancio acumulado, según una encuesta de la empresa Mix Telematics.
20 minutos
Si el sueño aparece, detengase en un lugar seguro y duerma, al menos, ese tiempo. Un cafe perderá efectividad con el tiempo.

 

1.500 fallecidos
Cifra estimada de víctimas mortales cada año en EEUU por no haber descansado lo suficiente.
x2
Ya que el conductor no reacciona o lo hace tarde, un accidente por quedarse dormido multiplica por dos el riesgo de muerte.
7-9 horas
Sueño para estar descansados, aunque depende de la persona y de la edad. Dormir menos crea un déficit crónico y bajar de las cuatro horas, aunque sólo sea un día, es peligroso.
21/30 años
Edad de los conductores más implicados en siniestros producidos por dormirse al volante. La mayoría de accidentes ocurren durante la madrugada del sábado al domingo.
2-3 segundos
Es la duración de un microsueño. En ese intervalo, a 120 km/h se recorren 100 metros, como un campo de futbol. 8,1 millones de automovilistas dicen haber sufrido estos episodios.
2007
Año desde el que es obligatorio que los medicamentos (no los médicos) avisen de efectos en la conducción. Llevan dibujado un coche rojo dentro de un triángulo.

Fuente: El Mundo

Asesor del descanso
Siguenos en:

Asesor del descanso

Desde que comenzara su andadura como Colchonería El Palo hasta llegar a la cadena de tiendas especializadas en descanso MI COLCHÓN, esta conocida firma malagueña ha evolucionado, e incluso revolucionado la industria del descanso.
Asesor del descanso
Siguenos en:

Latest posts by Asesor del descanso (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para evitar el SPAM, necesitamos que complete la siguiente secuencia: *